Mi nueva aventura es amarte

Mi nueva aventura es amarte

Mi nueva aventura es amarte

24 enero, 2018 | Momentazos | 1 Comment

“Hola Cris, te sigo desde hace un tiempo aunque nunca te he comentado nada. Hoy me he animado a escribirte porque no sé si lo sabes ya pero… ¡estás embarazada! Te lo llevo notando desde hace unos días. Nunca me equivoco.”

Cuando leí ese mensaje me quedé tan bloqueada que no pude contestar. Se hacía más real aquello que yo ya empezaba a intuir.

Esa misma tarde compré un test de embarazo.

– El más caro, el que más detalles muestre.- le dije al farmacéutico sin que Juanan estuviera de acuerdo. – Vamos a comprar sólo uno, ¿qué más te da gastar un poco más?- Mi seguridad le hacía gracia. Creo que en parte no quería hacerse ilusiones y pensaba que podía ser todo sugestión.

Ese lunes cuando sonó mi despertador a las 4 de la madrugada para ir a Anda Ya me levanté de un salto ilusionada. Al sacar de la caja el test de embarazo me di cuenta de que me temblaban las manos, se me empezaron a saltar las lágrimas y entré en pánico. Esto va en serio Cris. Puede que a partir de este momento… todo cambie para siempre. Me dije como si no hubiera sido consciente de ello hasta ahora, como si todo hubiera sido sólo parte de un sueño intangible que ves lejos, muy lejos…

Esperé mirando al techo, dando saltitos de emoción y aterrada. Era la segunda vez que lo intentábamos pero me desesperaba la idea de volver a sufrir un fracaso. (Ahora comprendo lo duro que debe ser estar intentándolo durante mucho tiempo.) Me asomé a ver el resultado y… BOOM!!!!

“Embarazada, 2 – 3 (semanas)”.

Me metí en la cama de nuevo y lloré sobre su pecho. No tardó en acompañarme, temblando de emoción también. Con risas nerviosas, abrazos infinitos y besos salados, intentamos asimilar la noticia.

A partir de ahí, todo ha ido muy rápido.

Mantener el secreto ha sido lo peor. En especial, ha sido difícil ocultárselo a mi equipo de Anda Ya! porque pasamos muchas horas juntos y he tenido náuseas y cansancio extremo desde el primer día.

Ahora estoy mejor y muy feliz de compartirlo al fin con todos vosotros. ¡Ya no tendré que llevar ropa súper ancha para disimular! De hecho, ya nada de lo que tengo me queda ancho… Estoy creciendo a una velocidad INCREÍBLE. Aunque siempre supe que yo sería de ese tipo de mujer que engordaría de más por mucho que se cuidara…

Y así llega una prueba más en la vida, quizá una de las más importantes. Esforzarme por moverme todo lo que pueda por muy cansada que me sienta (he empezado a entrenar muy suave dos días a la semana), comer lo mejor que mis hormonas me permitan (a veces no conozco y se me va de las manos) y esforzarme al máximo en el trabajo para que esta situación afecte lo menos posible a mi exigencia profesional.

Porque sí, el trabajo es mi gran adicción, mi pasión, mi vida.

La idea de sentir que me puedo alejar de todo lo que he construido con tanto esfuerzo os juro que me desanima muchísimo. Y una vez más, me siento en desventaja. Nos siento en desventaja. No puedo evitar pensar más que nunca en cada una de mis amigas, compañeras, referentes, colegas o familiares que se han sentido como yo.

Por eso quiero daros las gracias a todas. A vosotras, las que demostráis cada día que podemos con todo. Intentaré estar a la altura.

Así que ahora toca lo de siempre, luchar el doble para que vaya bien.

Espero que me acompañéis en esta nueva aventura que compartiré de manera natural contándoos mis impresiones y mi evolución según vaya necesitando.

No descarto dar demasiado la turra con el que seguro será mi nuevo amor… ¡pero intentaré controlarme!


Share this article:


1 Comment

  1. Responder

    Rafa

    24 enero, 2018

    felicidades Cristina por tu embarazo, te deseo lo mejor, un beso y un abrazo a Ángel


Would you like to share your thoughts?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: